La radiación UV es un problema para tus ojos a corto plazo. Y a largo también.

Olvidarnos de cuidar nuestros ojos puede hacer que suframos distintos problemas a causa de los rayos UV. Unos, visibles al poco tiempo, como la fotoqueratitis, pequeñas úlceras en la córnea por el exceso de UV o quemaduras en los párpados.

A largo plazo, los problemas son más graves, como cataratas, Cáncer (entre el 5 y el 10 % de los cánceres de piel se concentran en las zonas oculares), degeneración macular o el envejecimiento de la piel. Solo hay que fijarse como es nuestro rostro fotografiado con una cámara UV, donde aparecen todas las lesiones que causa el sol.

contenido-web-imagen02

Aunque no hay sol, sí hay UV.

Variación del indice UV durante un día de verano. El índice UV puede variar durante el día. Pero incluso en un día nublado alcanza niveles altos que requieren protección para nuestra salud. Podemos pensar que si el sol no brilla, estamos seguros. Pero sería un error. La radiación UV está siempre presente, aunque el día esté nublado.

wc2-grafico